Tema 3 La capacidad de destilar lo complejo en términos simples

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta a la hora de comunicarse es la coherencia en todas las diferentes formas de comunicarse.

  • La comunicación escrita, todo lo que escribes y las estrategias que decides utilizar para ello, ya sea a través de las redes sociales, tu blog, en una revista o en un anuncio, te define como marca, y es una de las formas de comunicación con mayor impacto en tu audiencia. Por lo tanto, es importante definir una estrategia conjunta y coherente. El storytelling, o cómo atraer a tus clientes contando historias, es una forma fantástica de crear conexiones y enlaces sólidos a través de esta herramienta.
  • Comunicación hablada, lo que se expresa con la voz no se puede cambiar, las palabras permanecen dichas. Saber comunicarse bien verbalmente, cuidando cómo se está transmitiendo el mensaje es otra de las cosas que hay que cuidar.
  • El branding, tu logo, el color corporativo, y todo el diseño gráfico de tu marca, es otro aspecto a tener en cuenta a la hora de definir nuestra estrategia de lo que quieres transmitir. Es posible que desee considerar cuestiones como el color y su influencia en las marcas.
  • Redes sociales, definir una estrategia de comunicación a través de las redes sociales es un aspecto esencial. Cuidar la imagen, tanto en las fotografías o diseños que se suben a las redes como en el texto con el que se publican es fundamental. Además, en este punto se debe tener especial cuidado en la resolución de crisis a través de comentarios. Definir una estrategia para responder a los mensajes de quejas, por ejemplo, es otro factor a tener en cuenta.
  • Comunicación interna: la comunicación externa, hacia tu público, es tan importante como la comunicación interna, hacia tu equipo. El ambiente de trabajo es una de las cosas más importantes que hay que cuidar. Cuando, por ejemplo, te unes a una nueva empresa o equipo, y los comentarios que recibes de tus compañeros no son muy buenos, dice mucho de lo que te estás metiendo. De nada sirve comunicar la igualdad como un valor, por poner un ejemplo, si no se está cumpliendo con tu propio equipo.

Como ejemplo de cómo «simplificar tus mensajes», podemos utilizar el «viaje del héroe» de Joseph Campbell como estrategia de marketing. Esta historia se ha utilizado tanto en películas como en muchos libros y es una fórmula narrativa que se usa ampliamente en la narración de historias.

«El Viaje del Héroe» consta de doce (12) etapas, en las que el héroe sale del mundo ordinario hacia el mundo especial para enfrentar un desafío y regresa renovado como persona:

  1. El mundo ordinario, el mundo en el que vive el héroe.
  2. La llamada a la aventura, el reto al que se enfrenta el héroe.
  3. El rechazo a la llamada, el miedo que tiene a la hora de afrontar el reto.
  4. Encuentro con el mentor, aparece el personaje que aconseja, guía y proporciona recursos.
  5. Al cruzar el umbral, el héroe abandona el mundo ordinario para enfrentar el desafío. Entrar en el mundo especial.
  6. Aliados y enemigos, lo que encuentra como apoyo y lo que encuentra como obstáculo.
  7. Acercándose, preparándose para el gran momento.
  8. La gran prueba, el héroe se enfrenta a todos los miedos para superar el gran desafío.
  9. Recompensa, el héroe recibe el premio.
  10. El camino de regreso, después de todos los desafíos, regresa a casa al mundo ordinario.
  11. Resurrección del héroe, al volver a casa se enfrenta a otra prueba final, el renacimiento interior.
  12. Regresa con el elixir, regresa con el tesoro de la experiencia vivida.

Ejemplos en el cine son la saga de Indiana Jones, Matrix, Harry Potter, Catwoman, Los Juegos del Hambre o Star Wars.

Freepik