Tema 3

Estilos de gestión de conflictos

Los estilos de gestión de conflictos se refieren a los diversos enfoques que adoptan las personas a la hora de gestionar conflictos y desacuerdos. Estos estilos pueden tener un impacto significativo en el proceso de resolución y en el resultado general del conflicto.

5 estilos de gestión de conflictos

Colaborar consiste en trabajar juntos, encontrar soluciones en las que todos salgan ganando y buscar beneficios mutuos. Los guisantes representan este estilo porque crecen y prosperan cuando se apoyan mutuamente a través de sus ramas trepadoras, formando una estructura fuerte y cooperativa.

La alcachofa es una representación adecuada de evitarla, ya que sus duras hojas exteriores protegen un corazón tierno. En los conflictos, evitar a las personas puede protegerse de la confrontación y mantener sus emociones protegidas.

Los rábanos simbolizan la competencia porque crecen rápida y agresivamente. En los conflictos, los individuos que compiten afirman sus posiciones con fuerza y se esfuerzan por obtener los resultados deseados, al igual que los rábanos que compiten por alcanzar la madurez.

La hiedra representa el estilo acomodativo a medida que se adapta y crece en diversos entornos, a menudo envolviendo y sosteniendo otras estructuras. Las personas complacientes y serviciales son flexibles, están dispuestas a hacer concesiones y a apoyar las necesidades y deseos de los demás.

Los pimientos morrones representan el estilo comprometido. Al igual que los diversos colores y sabores de los pimientos morrones, las personas comprometidas tienen como objetivo encontrar soluciones que combinen diferentes perspectivas e intereses. Buscan soluciones intermedias que se adapten a las necesidades de todas las partes involucradas, de manera similar a cómo los pimientos morrones mixtos combinan diferentes sabores para crear un resultado armonioso.